Pocos días antes de la boda de Bárbara & Francisco, les avisaron que su abuela no podría ir. Estaba un poco cansada y no se había sentido bien. Una boda son muchas horas y no querían correr ningún riesgo.

Tenía planeado hacer una serie de fotografías de pareja antes de la ceremonia cuando me contaron lo que había pasado. Sin dudarlo les dije que si teníamos tiempo, debíamos ir a visitarla y a hacer algunas fotos. Si ella no puede ir a la boda nosotros iremos hasta ella.

Al llegar, ella estaba feliz de verlos, hubo lágrimas, risas, anécdotas y lo más importante es que ella pudo estar con Francisco y Bárbara el día de la boda.

¿Dónde hacemos las fotos? ¿Dónde nos colocamos? ¿Qué hacemos? Yo les dije lo que siempre digo: Sean ustedes mismos. Este es un momento para ustedes, disfrútenlo al máximo y no se preocupen por nada que yo estaré allí para documentarlo.